Noticias Servicios Profesionales

Anteojos y perfumes, regalos empresariales de calidad

La mejor manera de estimular los sentidos es brindarle la posibilidad de que se luzcan.  Tanto el tacto, como el gusto, el oído y, principalmente, la vista y el olfato necesitan distintos estimulantes para realzar su presencia.

Ya sea por compromiso o por puro placer, para una exhibición natural, contar con anteojos o perfumes adecuados ayudan a darle al vestuario una presencia que no pasará desapercibida. Con toques sutiles, en consonancia con cada personalidad, las elecciones son lo que permiten distinguir y hacer único a cualquier hombre, sea en el ámbito que sea, para que su presencia no sea solo una cuestión física.

  • Ojos siempre bien cuidados

Hoy por hoy, la mayor parte del tiempo se ocupa con aparatos tecnológicos, expuestos a los brillos de cualquier pantalla, sea en el hogar con la notebook o en el transporte público a través del celular. Por tal razón, se recomienda mantener la lubricación de los párpados. Tan importante como proteger los ojos de estos artefactos es mantener todos los recaudos durante la exposición a los rayos solares.

El Sol está asociado al esparcimiento. La nieve, el mar o la arena son elementos propios del disfrute que requieren incrementar la prevención en la vista debido a que favorecen el reflejo de los rayos solares.

Está comprobado que el abuso de los rayos ultravioleta en el cuerpo genera daños en la piel, y, principalmente, en los ojos puede ocasionar daños irreparables en las capas oculares favoreciendo el desarrollo de distintas patologías como cataratas.

De esta manera, al momento de elegir anteojos para lucir es necesario saber que existen lentes de sol hombre en colores sobrios y de distintas formas que lo convierten en un objeto posible de combinar. Por ello, conviene usar el modelo que mejor se adapte a la fisonomía de la persona a fin de resaltar los rasgos más distintivos de un rostro.

  • Gafas en cualquier idioma

Técnicamente se conoce como gafas a todo aquel lente que puede sujetarse a las orejas. Esto se debe a la función esencial de las patillas que posibilitan su ajuste a la cara sin que se caigan. También la acepción suele ser empleada en diferentes países en reemplazo del término más universal y extendido: ”anteojos”.

Trátese de denominarlos de un modo o de otro, siempre es necesario contar con gafas de sol hombre que cuenten con protección UV. Según su graduación, es posible encontrar gafas con diferentes tipos de protección que se adaptan a las actividades diarias o recreativas. Por ejemplo: para manejar en la ciudad o para realizar excursiones en la montaña se requerirá una categoría distinta de filtro UV en los lentes. Así también puede adaptarse el tipo de lente escogido entre los polarizados o los antirreflejos.

En cualquiera de los casos, para anteojos de sol hombre pueden rastrearse distintas marcas, con marco de metal o de plástico, compuestos por lentes espejados o de cristal mineral. En cualquiera de los casos forman parte de la elección de cada estilo al momento de inclinarse por un par que los acompañe.

  • Perfumes que denotan experiencia

Así como la clase de anteojos se adapta a las personalidades y situaciones vividas, hay perfumes de hombre variados tanto para el hombre que gusta de la vida al aire libre y de los deportes náuticos como para el que necesita una fragancia fresca y liviana para cautivar en las pequeñas acciones que requiere el día a día.

Si la experiencia guía el pulso vital, en perfumes hombre el diagrama de cada envase y su presentación con los diseños característicos de cada marca sienta una postura. En ocasiones, esta huella suele asociarse al país de origen de la fragancia generando una tradición y un imaginario que se establece aún antes de desenroscar el frasco.

Esto es más acentuado aún cuando las iniciales de una personalidad reconocida son las encargadas de dar nombre al perfume, ya sea un actor de cine o un deportista de élite.

De este modo, los mejores perfumes de hombre ya pueden comenzar a sentirse desde el mismo momento de elegirse porque penetra el estilo propio de cada fragancia. Aún antes de ser colocado en las áreas consideradas más cálidas como el interior de las muñecas, el reverso de los lóbulos en las orejas, un buen perfume se intuye por un buen diseño que permite y optimiza su uso durante toda la temporada.

  • Elegirlos sin fallar

Es importante destacar que las notas olfativas son las que dan identidad a un perfume. Se trata del primer contacto que se tiene con la fragancia (notas de salida o de cabeza), las que constituyen la esencia del perfume (notas de corazón o cuerpo) y las que reafirman su carácter dando una identidad reconocible (notas de fondo o base).

Es así que cada perfume configura su propia esencia y si cada molécula que lo conforma pudiera ser analizada por separado dejaría constancia de su propia partitura.

De las seis familias olfativas más aceptadas, en Perfumes para hombre las que más se destacan son los aromas cítricos, florales, fougeres, Chipre, amaderados y ambarados u orientales. Como su nombre lo indican cítrica o hespéride se caracteriza por notas altas que remiten a cáscaras de frutos como el limón o la naranja, siendo el ejemplo más extendido el de las aguas de colonia; tan antigua como la cítrica, la familia floral es la más popular y extiende su arco por una o más flores variadas, siendo las emblemáticas la rosa, el jazmín y el neroli.

Podemos agregar dentro de las familias realistas a la familia amaderada, característica por definirse con la corteza, las resinas, las hojas y otras partes arbóreas teniendo como emblemas el patchouli y notas como el Abedul o el enebro; la familia Chipre remite a la isla del Mediterráneo y posee una mezcla de sofisticación con ligereza siendo la bergamota una nota aromática común.

Por su parte, la familia ambarada o balsámica suele ser de aromas cálidos y almizclados con guiños a Oriente destacándose notas de vainilla, mirra o incienso. Por último, cabe mencionar a la familia fougere cuyo significado en francés es helecho y de allí se desprende que pretendan evocar a un bosque con notas de lavanda, musgo de roble o pino. Cálidas o frías, suaves o intensas, más cerca o más lejos, en anteojos o perfumes hay que decidir con firmeza y estilo.